PARA LOS SENSIBLES, LOS CURIOSOS, LOS MEMORIOSOS, PARA LOS QUE SE EMOCIONAN CON GAGLIARDI, PARA LOS QUE BAILAN CON DI SARLi, PARA LOS QUE NO CONOCIERON A GRICEL, MADEMOISELLE IVONNE, Y MILONGUITA, PERO SIN EMBARGO VIBRAN CON SUS HiSTORIAS,… PARA RESCATAR LA POESIA DE MANZI, CATULO, CADICAMO, EL TALENTO DE DON OSVALDO, EL SENTIMIENTO DE PICHUCO, LA MAGIA DE CARLITOS, PARA VOS, PARA VOS, PARA MI, PARA NOSOTROS… CONTAME UNA HISTORIA, UN PROGRAMA DE RADIO CON SABOR A TANGO Y PERFUME DE MALVON

Todos los Sábados de 10 a 12 por La RADIO de PINAMAR 92.1

www.laradiodepinamar.com

Vientos de Tango.

Desde Pinamar, hacia el mundo, a orillas del mismo mar que cruzaron los inmigrantes, a fines del siglo 19 y principio del siglo 20, que sirvieron de inspiración para que los grandes poetas le pusieran letra a sus penas y los musiqueros ritmo de tango a sus ilusiones.

Vientos de Tango que llevarán historias, anécdotas, cuentos, música, para que lo disfruten y compartan.

El TANGO, PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD, es y será la razón de existir de esta página, confiamos y esperamos que sea de tu agrado, ansiosos aguardamos tus comentarios, aportes, opiniones, este espacio está abierto al mundo.

MARIANO GIL – EN PINAMAR

Presenta su disco “Travesía”

Viernes 9 de diciembre 21:30 hs. TEATRO DE LA TORRE

Proyecciones de Diego Medina. Músicos invitados: Federico Brandalisio en flauta traversa y Gonzalo Chayle en percusión africana.

Entradas: 100.- Anticipadas e informes en el Teatro: Constitución 687. Tel: 49-1678

ANTICIPADAS HASTA EL JUEVES 8/12 CON UN CÓDIGO DE DESCARGA DEL DISCO DE REGALO

(Entrando a la página e ingresando el código, podés bajarte el disco en Mp3 alta definición para escuchar en el teléfono, computadora o cualquier dispositivo.)

El guitarrista pinamarense presenta en este trabajo discográfico una selección de músicas de autoría propia y de compositores contemporáneos.

Con las guitarras clásicas de 6 y 7 cuerdas como herramienta, abarca un repertorio de músicas del mundo y obras propias que escapan a las etiquetas tradicionales.

La presentación de “Travesía” en el Teatro de la Torre contará con la presencia de Federico Brandalisio en flauta traversa y Gonzalo Chayle en percusión africana como músicos invitados. En el marco de la presentación habrá proyecciones de Diego Medina, autor de las fotografías que ilustran el arte gráfico de “Travesía”.

OSCAR LARROCA Oscar Antonio Moretta –

Su padre guitarrero y cantor gauchesco, destacado en las peñas de la época, despertaría la vocación en su hijo Oscar.Desde pequeño la guitarra fue su compañera, sus padres lo inscriben en el Conservatorio Nacional de Música, egresando con el título de profesor de guitarra, ya adolescente también comienza el estudio de canto

A principios de 1945 el periodista y productor Carmelo Santiago lo oyó cantar y resultó impactado. Por eso, al enterarse que Domingo Federico buscaba una voz para acompañar al ya consagrado Carlos Vidal en su agrupación, invita al maestro a escucharlo. Se produce inmediatamente su debut en Radio Splendid, A fines del 48 es requerido por el gran pianista Osvaldo Manzi, con el que arma rubro y forma una gran orquesta compartiendo la parte vocal con el consagrado Roberto Ray Larroca es inmediatamente incorporado a la orquesta de Roberto Caló, con quien registra en el sello Orfeo, los tangos “El metejón” y “Che bandoneón”.

. En 1951 se produce un hecho, que permite el desarrollo y la definitiva consagración de Oscar.

Se desvincula de la orquesta de Alfredo de Angelis, nada menos que uno de los ídolos del momento, su cantor Julio Martel quien junto a Carlos Dante conformaran el dúo más exitoso de la década del 40. El violinista Víctor Braña, atraído por el color de su voz abaritonada, su buena afinación y su dicción, con el agregado de la pinta de galán, lo presenta al maestro De Angelis quien lo contrata al instante.

Oscar, logra una rápida adaptación al estilo de la orquesta. Se produce una buena combinación con Dante y así nace un afinado y armonioso dúo.

Debutan en Radio El Mundo, en el más escuchado programa de tango, “El Glostora Tango Club”, el primero de abril de 1951.

Buenos Aires, alegre mascarita…

Fueron los primeros conquistadores españoles los que importaron sus costumbres al Río de la Plata, entre ellas, la fiesta del Carnaval. Y con la primera oleada inmigratoria en suelo argentino, a principios del 1900 se sentaron las bases de este maravilloso ritual.

En Buenos Aires, el primer corso oficial se realizó en 1869. Desfiló por la actual calle Hipólito Yrigoyen, desde Bernardo de Irigoyen hasta la plaza Lorea. Al despuntar el siglo XX, cada barrio tenia su murga. Los corsos se desarrollaban en las calles y estaban compuestos por agrupaciones de jóvenes artistas que junto con los músicos y las mascaritas animaban la jornada. Frecuentemente eran organizados por vecinos y comerciantes de los distintos barrios. Las plazas y las fachadas de los edificios se adornaban con guirnaldas, banderines y lamparitas de colores, que dibujaban exóticas figuras.

La Avenida de Mayo albergó al corso oficial de la ciudad de Buenos Aires, que en un principio se extendía desde las calles Bolívar y Buen Orden – actual Bernardo de Irigoyen – ; hasta Luis Saenz Peña. También en los bosques de Palermo se realizaban fastuosos desfiles de carruajes, evento al que se denominaba “Corso de Flores”.

Para los certámenes de Carnaval se conformaba el gran jurado, que desde un palco principal dictaminaba quien era el mejor grupo coral y musical, cual era el mejor carruaje, la mascarita del año y la reina del Carnaval.

Los bailes de carnaval

Para quienes preferían un ambiente más selecto, los lugares que causaban sensación eran el Jockey Club y el Club del Progreso. También los teatros como el Opera, el Politeama, el Marconi y el Smart (actual Blanca Podestá) se convertían, levantadas las butacas, en salones de baile. La orquesta se situaba sobre el escenario, y los palcos se alquilaban.

Por su parte, las distintas colectividades étnicas celebraban con bailes típicos el Carnaval. Una vez terminado el corso, a la media noche, se daba inicio a los bailes en el Centro Catalá; la Sociedad Verdi, de La Boca; la Unión Obrera Española; la Sociedad Ligure o el Centro Gallego.

Al compás del 2 por 4

A principios de siglo, el tango se hizo presente en los bailes de Carnaval. Estos fueron en parte, su base de lanzamiento.

Los grandes clubes deportivos congregaban a famosas orquestas de tango, entre ellas recordamos la de Francisco Canaro y Di Sarli.

Entre las décadas del 40 y 50, algunas orquestas de tango animaron también los “8 Grandes Bailes 8”: Francisco lomuto; Alfredo De Angelis; Juan D’Arienzo; Aníbal Troilo “Pichuco”; Carlos Di Sarli; Osvaldo Fresedo entre otros estuvieron presentes en el cine teatro Pueyrredón, del barrio de Flores.

Con la llegada de la dictadura en 1976, los corsos, las murgas y las comparsas prácticamente se convirtieron en viejas estampas de un tiempo mítico y dorado. El decreto 21.329, firmado por Jorge Rafael Videla, Julio Bardi y Albano Harguindegui derogó el artículo primero de otro decreto ley por el cual el lunes y martes de Carnaval eran feriados nacionales.

Evaristo Carriego

Poeta. Nació en Paraná (Entre Ríos), el 7 de mayo de 1833. Era hijo del abogado y periodista del mismo nombre, que tuvo gran actuación después de Caseros. Se educó en Buenos Aires, y desde joven vivió el clima de las tertulias literarias porteñas, en las cuales gravitaban Rubén Darío y Almafuerte. Escribió en diversas publicaciones de la época, como “La Protesta”, “Papel y tinta”, “Ideas”, “Caras y caretas”, y otras. Allí dio a conocer también poesías y cuentos breves que pintaban la vida del suburbio. Su único libro de versos editado en vida, Misas herejes, apareció en 1908.

Adquirió fama con los poemas: La costurerita que dio el mal paso; El alma del suburbio; La viejecita; Residuo de fábrica; ; Los perros del barrio, y los que se agrupan bajo el subtítulo de Intimas, que le dieron gran popularidad. . Murió en Buenos Aires el 13 de octubre de 1912. Dejó una obra de teatro, Los que pasan, estrenada en el teatro Nacional, poco después de su desaparición. En 1927, vieron la luz sus cuentos, en un tomo titulado Flor de arrabal.

HAS VUELTO

Has vuelto, organillo. En la acera

hay risas. Has vuelto llorón y cansado

como antes.

El ciego te espera

las más de las noches sentado

a la puerta. Calla y escucha. Borrosas

memorias de cosas lejanas

evoca en silencio, de cosas

de cuando sus ojos tenían mañanas,

de cuando era joven… la novia… ¡quién sabe

Alegrías, penas,

vividas en horas distantes. ¡Qué suave

se le pone el rostro cada vez que suenas

algún aire antiguo! ¡Recuerda y suspiro!

Has vuelto, organillo. La gente

modesta te mira

pasar, melancólicamente.

Pianito que cruzas la calle cansado

moliendo el eterno

familiar motivo que el año pasado

gemía a la luna de invierno:

con tu voz gangosa dirás en la esquina

la canción ingenua, la de siempre, acaso

esa preferida de nuestra vecina

la costurerita que dio aquel mal paso.

Y luego de un valse te irás como una

tristeza que cruza la calle desierta,

y habrá quien se quede mirando la luna

desde alguna puerta.

¡Adiós, alma nuestra! parece

que dicen las gentes en cuanto te alejas.

¡Pianito del dulce motivo que mece

memorias queridas y viejas!

Anoche, después que te fuiste,

cuando todo el barrio volvía al sosiego

-qué triste-

lloraban los ojos del ciego

HORACIO DEVAL

Nació en el barrio de Boedo. Sus padres fueron inmigrantes italianos que llegaron a la Argentina muy jóvenes y formaron una familia numerosa con ocho hijos, cinco varones y tres mujeres.

Fue lustrabotas, repartidor de pan y peón en un frigorífico.

De los hermanos varones dos serían cantantes, él y su hermano Aquiles, quien se inició como cantor de tangos con la orquesta de Roberto Dimas, pero donde realmente se destacó fue en la gran orquesta de jazz “Santa Anita – Ritmo en el alma”.

Cuando murió Gardel, tenía solo12 años,y recuerdan sus hermanos mayores que al ver sus fotos y al escuchar su voz repetía «a este hombre hay que cantarle y sentir como si su voz estuviera escondida en nuestra garganta».

Como la mayoría de los cantores anduvo yirando por varias orquestas, debutó con la orquesta “Los Andinos”, después en la de Carlos Del Río, más adelante ya ingresó a una más cotizada, la de Miguel Caló, con Joaquín DO Reyes Graba Ventanita de Arrabal y Lloró como una mujer.

Luego toca el cielo, llega su momento glorioso, ingresa a la orquesta de Horacio Salgán y comparte el rubro con el Paya Díaz. Después sigue como solista y de apoco empieza su ocaso.

Fue un caso muy particular, tuvo la mala suerte de tener una voz muy parecida a la de Carlos Gardel, y en vez de buscar su destino por otro wing, prefirió cantar y además el repertorio de Carlitos. No le podía ir muy bien, algunos muchos decían que simplemente lo imitaba. Horacio Deval fue un gran cantor

HASTIO

¡Qué tristeza reflejaba tu mirada

apoyada en las ojeras de tu hastío

y qué raro temblor te traicionaba

al encender… tu cigarro con el mío…!

Jamás hubo momentos mas intensos

ni jamás tan extraños nos sentimos

compartiendo el silencio, de un silencio

que ninguno de los dos interrumpimos…!

¡Qué dolor fue encontrarnos nuevamente

y mirarnos castigados por el tiempo…!

Cuánta edad nos canjeamos mentalmente

y qué claros nos vimos los defectos…!

Para qué disculpar nuestro fracaso

si esta vez el destino es inocente

como el sol el Amor tiene un ocaso

cuando se va… lo hace para siempre…!

Y por querer soñar con imposibles

obstinados provocamos este encuentro

y aquí estamos… con recursos infantiles

queriendo revivir… lo que está muerto

Hoy 29 de Setiembre murió RAUL GARELLO, había nacido en Chacabco el 3 de 3 de Enero de 1936. Musico, compositor, arreglador y desde 1965, ya como director, actuó y grabó con destacados solistas: Roberto Goyeneche, Rubén Juárez, Floreal Ruiz, Roberto Rufino, Eladia Blázquez, Edmundo Rivero, el españo l Dyango y Susana Rinaldi, figurando en los discos del sello Victor, como “Orquesta Típica Porteña”. También escribió para las orquestas de Enrique Francini y Leopoldo Federico.

CASIMIRO AIN –

Sabemos que lo mas probable es que la palabra tango provenga de vocablos y voces afroamericanas, que el lugar de reunión de los esclavos tanto en Africa como en América se llamaba tangó,

El diccionario define al tango como “baile argentino de pareja enlazada, forma musical binaria y compás de dos por cuatro, difundido internacionalmente”.Primero se escuchó interpretado por tríos de flauta, guitarra y violín en la puerta de los prostíbulos, para entretener a los que esperaban turno afuera .

Fue bailado en principio por parejas de hombres, como no iba a ser condenado por la iglesia por incitar al escándalo, asociado con la lujuria y la diversión “non sancta”, junto a la bebida y el baile. El tango fue excomulgado por el Vaticano.

Existe una historia, tal vez una “leyenda”, ya que nunca fue debidamente comprobada, que el primero de febrero de 1924, por una iniciativa del entonces embajador argentino ante el Vaticano, Don García Mansilla —muy preocupado en disipar el sayo de la inmoralidad del tango y su prohibición eclesiástica—, El Vasco Aín bailó ante el Papa Pío XI y otros altos dignatarios el tango Ave María, de Francisco y Juan Canaro. Su pareja fue la bibliotecaria de la embajada, una señorita de apellido Scotto, acompañados por la música de un “Armonio”. El tango elegido, muy livianito… recibió la aprobación del Papa.Y HOY, ES PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD

EL TANGO Y EL MAR –

Aunque Buenos Aires mira al río que baña sus costas, a veces con los ojos enturbiados por el dolor y otras por la felicidad, sus poetas no pudieron sustraerse a esa magia tan rica en misterios que oculta el insondable mar. ¿Qué poeta, independientemente de las geografías, las costrumbres, los tiempos y sus trasvasamientos, no tomó al mar como una ubérrima fuente de inspiración? Y los que siempre transitaron las calles iluminadas del tango no fueron una excepción.

Toda la sugestión que sobre el alma ejercen el mar, las playas, las riberas, los puertos, las naves, y las mortecinas taberrnas y bodegones portuarios, con sus puertas siempre abiertas para que entren el dolor y la alegría tomados del brazo, fue plasmada en tangos con una singular belleza, con una policromía de emociones acorde con esa sutil inmensidad de la que el alma es adicta, para tener sus alas siempre en acción